sábado, 20 de abril de 2013

UN PSIQUIATRICO ARGENTINO EN LOS 70



COMUNIDAD DE LOCOS

"Comunidad de Locos" narra las experiencias de la psicología comunitaria en Argentina entre los años 60´ y 70´. Al igual que en el resto del mundo las prácticas psiquiátricas de la época en Argentina (y desgraciadamente en algunos lugares en la actualidad) estaban basadas en el modelo médico de principios de siglo XX. Como bien describe uno de los pacientes, Jacobo Fijman, poeta de profesión: "Los médicos no entienden esas cosas, se portan fácilmente bien pero no pueden ser lo que no son. Simplemente toman la temperatura de la piel, dan pastillas, inyecciones, como si se tratara de un almacén. Y olvidan que en el fondo es una cuestión moral y es que no existe nadie que pueda entender la mente. Sin embargo no los odio, hacen lo que pueden. Lo terrible es que nos traen para que uno no se muera por la calle y luego todos nos morimos aquí". Asistencialismo, hacinamiento, pacientes atados en sus camas, falta de higiene, electroshock, barbitúricos, lobotomías; el día a día de cualquier hospital de la época.

La reforma psiquiátrica se origina en Argentina a mediados del siglo XX en un contexto polarizado entre la atención psicoanalítica de boutique, como afirma el Dr Wilbur R. Crimson, y la internalización cuasi forzosa y basada en la clase social en hospitales psiquiátricos, en ese momento el Hospital Borda, el Hospital Moyano y las clínicas privadas.

El documental nos introduce en la iniciativa de creación de una comunidad terapéutica del doctor Raúl A. Camino y su equipo de trabajo en el Hospital Ciudad Colonia Federal, Entre Ríos. Prácticas como la terapia de grupo, trabajo en la comunidad, libre circulación de los pacientes y organización asamblearia del centro con pacientes y personal del mismo, son entre otras los ejes de este modo de concebir la terapéutica.

Basado en el libro "Las Huellas de la Memoria, Psicoanálisis y Salud Mental en la Argentina de 60´ y 70´". Tomo I y II. De los autores Enrique Carpintero y Alejandro Vainer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada